Este tu rostro, María, es la más bella poesía que nunca alguien pudo hacer, pues mezclando los colores de maravillosas flores en tu cara, en tu vestido, nos dice más que en mil letras a que es a lo que has venido.

"Hijos Tuyos"

01.11.2020

Nos llegaste, Madre mía, como luz de la mañana que arrebata a los dormidos las tinieblas de sus almas; golondrina venturosa que atraviesa la montaña regalando a los mortales su canto de azul y plata.

Oh virgen de Guadalupe Con tu manto colmado de estrellas, Es tu imagen adornada y bella, Cuando el artesano la esculpe.

Cuántas palabras quisiera yo conocer para describirte, Cuántos cantos quisiera yo conocer para alabarte, pero madre nuestra de Guadalupe ¡cuánto siente mi alma de solo pensarte! Que hierve en mil amores al cantarte, y da mil clamores para alabarte. Oh, ¡cuánto diera yo por merecerte!

Inefable nostalgia la que inunda mi corazón al recordar los días que sin tu calor y savia luminosa pura y blanca, existí apenas famélica de ti sin darme cuenta.

Madre pura y hermosa que como símbolo escogiste la rosa, tus hijos te aclaman con amor, porque nos diste a tu hijo como Salvador.